Revisión de la cosa juzgada írrita

$870,00

REVISIÓN DE LA COSA JUZGADA ÍRRITA
Ramiro G. Viñal

ISBN: 978-950-885-143-7
Formato: 15 x 23 cm
Pág.: 160 Págs.
Encuadernación: tapa rústica
DERECHO PÚBLICO / HELIASTA

La seguridad jurídica reposa sobre varias premisas y la principal de ellas (a nivel procesal) es el principio de la cosa juzgada material. Una vez que se cubre con su manto una determinada cuestión litigiosa, la misma es irrecurrible (no pueden ensayarse recursos contra aquello decidido judicialmente) e inmutable (no puede ventilarse la misma litis en otro juicio).

Los pleitos deben iniciarse, desarrollarse y terminar. En eso radica una recta administración de Justicia y la posibilidad de que se mantenga la paz social, imperativo solo posible si las cuestionas litigiosas no se eternizan y encuentran un fin ajustado a derecho en un plazo plausible.

Ahora bien, ¿qué ocurre cuando ese edificio aparentemente monolítico entra en crisis?, ¿no hay válvula alguna de escape para casos excepcionales?, ¿Qué sucede si luego de que una sentencia ha quedado firme se prueba en sede penal que los testigos han faltado a la verdad?, ¿Qué ocurre si se descubre que un juez ha prevaricado o ha favorecido antijurídicamente a una de las partes en un pleito?, ¿Cómo debe procederse si saltan a la luz una o más máculas graves que invalidan una sentencia?, ¿Debe permanecer en pie esa ficción legal que en definitiva es una sentencia en homenaje a la pervivencia del sistema judicial, o bien puede tumbársela en el altar de la verdad jurídica objetiva y del imperativo de obtener Justicia, que es el norte de todo juicio?

Estos y otros múltiples interrogantes son abordados con hondura por el autor de estas páginas, quien se adentra con decisión en cuestiones procesales complejas en las cuales, amén de hacer un racconto de diferentes posiciones doctrinarias, toma partido de modo claro, brindando razones de peso en cada caso para fundar su parecer.

La ardua realidad jurídica y política de nuestro país, con sonados casos de corrupción bendecidos con el manto de la cosa juzgada, que ahora comienzan a ser cuestionados, brinda a esta obra y al instituto en ella tratado un inocultable valor y una vigencia que posiblemente se extienda de modo considerable en estos tiempos agitados de la República.

Categorías: , | Etiqueta:

Descripción

La seguridad jurídica reposa sobre varias premisas y la principal de ellas (a nivel procesal) es el principio de la cosa juzgada material. Una vez que se cubre con su manto una determinada cuestión litigiosa, la misma es irrecurrible (no pueden ensayarse recursos contra aquello decidido judicialmente) e inmutable (no puede ventilarse la misma litis en otro juicio).

Los pleitos deben iniciarse, desarrollarse y terminar. En eso radica una recta administración de Justicia y la posibilidad de que se mantenga la paz social, imperativo solo posible si las cuestionas litigiosas no se eternizan y encuentran un fin ajustado a derecho en un plazo plausible.

Ahora bien, ¿qué ocurre cuando ese edificio aparentemente monolítico entra en crisis?, ¿no hay válvula alguna de escape para casos excepcionales?, ¿Qué sucede si luego de que una sentencia ha quedado firme se prueba en sede penal que los testigos han faltado a la verdad?, ¿Qué ocurre si se descubre que un juez ha prevaricado o ha favorecido antijurídicamente a una de las partes en un pleito?, ¿Cómo debe procederse si saltan a la luz una o más máculas graves que invalidan una sentencia?, ¿Debe permanecer en pie esa ficción legal que en definitiva es una sentencia en homenaje a la pervivencia del sistema judicial, o bien puede tumbársela en el altar de la verdad jurídica objetiva y del imperativo de obtener Justicia, que es el norte de todo juicio?

Estos y otros múltiples interrogantes son abordados con hondura por el autor de estas páginas, quien se adentra con decisión en cuestiones procesales complejas en las cuales, amén de hacer un racconto de diferentes posiciones doctrinarias, toma partido de modo claro, brindando razones de peso en cada caso para fundar su parecer.

La ardua realidad jurídica y política de nuestro país, con sonados casos de corrupción bendecidos con el manto de la cosa juzgada, que ahora comienzan a ser cuestionados, brinda a esta obra y al instituto en ella tratado un inocultable valor y una vigencia que posiblemente se extienda de modo considerable en estos tiempos agitados de la República.

Información adicional

Peso 350 g
Dimensiones 15 x 23 x 1 cm

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Revisión de la cosa juzgada írrita”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *